Publicado el 12/05/2023

Smart Contracts: Qué son, Cómo Funcionan y Utilidad

imagen del blog

Los contratos inteligentes, o smart contracts en inglés, han emergido como una de las aplicaciones más revolucionarias y prometedoras del sistema blockchain. Estos contratos digitales autónomos no solo simplifican y agilizan los acuerdos comerciales, sino que también ofrecen una mayor seguridad y transparencia en las transacciones. A medida que la adopción de la tecnología blockchain continúa en aumento, comprender qué son los contratos inteligentes, cómo funcionan y su utilidad se vuelve fundamental para aquellos interesados en aprovechar todo su potencial. En este artículo, exploraremos en detalle los contratos inteligentes: qué son, cómo funcionan y cómo se utilizan en diversas industrias y aplicaciones. Desde sus conceptos básicos hasta ejemplos prácticos, descubriremos cómo estos contratos digitales están transformando la forma en que las partes interactúan y llevan a cabo acuerdos en el mundo empresarial y más allá.

¿Qué son los smart contracts?

Smart contract o contrato inteligente es un programa que en vez de estar registrado en una servidor centralizado, está instalado en un servidor descentralizado, más concretamente en una blockchain. Aunque se denominan contratos, los Smart Contracts solo en algunos casos se usan con fines contractuales, ya que normalmente se usan como un programa que forma parte de una aplicación descentralizada. Algunos casos de uso más simples de los contratos inteligentes van desde una simple transacción económica, como enviar dinero de una persona a otra, a la creación de tokens.

En cualquiera de los casos este programa debe cumplir con las normativas, pero en el caso que el Smart Contract se use como contrato, hay una serie de cuestiones legales que deben ser tenidas en cuenta para garantizar su eficacia y validez jurídica. En este artículo realizaremos un breve análisis de los aspectos jurídicos más relevantes de los Smart Contracts usados como contratos y comentaremos posteriormente los aspectos jurídicos que deben cumplir los Smart Contracts usados en aplicaciones descentralizadas (DApps) con un uso distinto al de contrato.

 

Beneficios y Ventajas

Los contratos inteligentes, o smart contracts, ofrecen una serie de ventajas significativas que los convierten en una solución atractiva para una amplia gama de aplicaciones. A continuación, se presentan algunas de las principales ventajas de los smart contracts:

  • Automatización y ejecución precisa: Éstos se ejecutan automáticamente cuando se cumplen las condiciones preestablecidas. Esto elimina la necesidad de intermediarios y garantiza que el contrato se cumpla de manera precisa y sin errores, evitando posibles malentendidos o interpretaciones erróneas.
  • Transparencia y confianza: La tecnología blockchain subyacente de los smart contracts proporciona un registro inmutable y transparente de todas las transacciones. Cada paso y modificación realizada en el contrato es visible para todas las partes involucradas, lo que aumenta la confianza y la transparencia en el proceso.
  • Seguridad mejorada: Los smart contracts están protegidos por criptografía y se almacenan en una red descentralizada de nodos, lo que los hace altamente seguros y resistentes a la manipulación. La tecnología blockchain garantiza la integridad y la inviolabilidad de los contratos, lo que reduce significativamente el riesgo de fraude o alteración maliciosa.
  • Eficiencia y ahorro de costos: Eliminan la necesidad de intermediarios y procesos manuales que pueden ser costosos y consumir tiempo. Al automatizar la ejecución de contratos, se reducen los costos operativos y se aceleran los procesos, lo que lleva a una mayor eficiencia y ahorro de recursos.
  • Acceso global y descentralizado: Los smart contracts pueden ser accesibles desde cualquier parte del mundo, siempre que se tenga conexión a Internet. Esto abre oportunidades para la colaboración y la interacción entre personas y empresas sin restricciones geográficas, lo que fomenta la globalización de los negocios.
  • Auditable y rastreable: La tecnología blockchain permite un seguimiento completo de todas las transacciones y cambios realizados en un smart contract. Esto facilita la auditoría y la revisión de actividades pasadas, lo que puede ser útil para cumplir con los requisitos regulatorios y de cumplimiento.

Si quieres aprender más sobre todo esto del mudo blockchain, podrías tomar uno de los cursos blockchain de la plataforma, como por ejemplo el máster blockchain y/o el máster en desarrollo blockchain.

Desventajas

Aunque los smart contracts ofrecen numerosas ventajas, también existen algunas desventajas a tener en cuenta:

  • Complejidad de programación: La programación de smart contracts puede ser compleja y requiere un conocimiento sólido de lenguajes específicos como Solidity. Los errores en el código pueden tener consecuencias graves, como la pérdida de fondos o vulnerabilidades de seguridad, por lo que se necesita una cuidadosa atención al detalle y pruebas exhaustivas.
  • Falta de flexibilidad: Los smart contracts son autoejecutables y están diseñados para cumplir estrictamente las condiciones predefinidas. Esto puede resultar en falta de flexibilidad para adaptarse a situaciones inesperadas o cambios en las circunstancias, lo que puede limitar su utilidad en ciertos casos.
  • Dependencia de la tecnología: Los smart contracts dependen de la infraestructura tecnológica, como la disponibilidad de la red blockchain y la seguridad de los nodos. Cualquier falla o ataque a la red puede afectar la funcionalidad y la ejecución de los smart contracts, lo que puede tener un impacto negativo en las transacciones y las operaciones asociadas.
  • Irreversibilidad de las transacciones: Una vez que se ejecuta un smart contract en la red blockchain, las transacciones son prácticamente irreversibles. Si ocurre un error o se realiza una transacción no deseada, puede ser difícil o incluso imposible deshacerla, lo que puede generar pérdidas económicas significativas.
  • Limitaciones legales y regulatorias: Los smart contracts todavía enfrentan desafíos en términos de marcos legales y regulatorios. La falta de claridad en las leyes y regulaciones vigentes puede dificultar la adopción masiva de los smart contracts, ya que se requiere un marco jurídico sólido que aborde aspectos como la jurisdicción, los derechos de propiedad y la responsabilidad.

 

¿Cómo funcionan?

Los smart contracts, o contratos inteligentes, son programas informáticos que se ejecutan de manera automática y autónoma cuando se cumplen ciertas condiciones preestablecidas. Estos contratos están basados en la tecnología blockchain, específicamente en plataformas como Ethereum.

Los smart contracts funcionan de la siguiente manera: una vez que se establecen las condiciones del contrato y se programa en el lenguaje de programación específico de la plataforma blockchain, se despliega en la red y se vuelve inmutable. Esto significa que el contrato no puede ser alterado ni manipulado una vez que está en funcionamiento.

Cuando se cumplen las condiciones preestablecidas en el contrato, la ejecución del mismo se activa de forma automática. Por ejemplo, si se establece un contrato de compraventa, el smart contract verificará automáticamente el pago y transferirá la propiedad del bien digital o activo asociado. Esto se logra gracias a la transparencia y seguridad inherentes de la tecnología blockchain.

 

Además, los smart contracts eliminan intermediarios y reducen la necesidad de confianza en terceros, ya que la ejecución de los términos y condiciones está garantizada por la lógica programada en el contrato. Esto ahorra tiempo, costos y evita disputas innecesarias.

Tipos de Smart Contracts

Existen diferentes tipos de smart contracts que pueden ser utilizados en diversas aplicaciones. A continuación, mencionaré algunos de los tipos más comunes:

  • Contratos financieros: Se utilizan para ejecutar transacciones financieras de forma automatizada. Pueden incluir contratos de préstamos, contratos de seguros, contratos de derivados, entre otros.
  • Contratos de votación: Estos smart contracts permiten realizar votaciones y elecciones de manera segura y transparente. Garantizan la integridad del proceso y eliminan la posibilidad de fraudes o manipulaciones.
  • Contratos de suministro de energía: Estos smart contracts se utilizan en aplicaciones relacionadas con la energía, como la compra y venta de energía renovable. Permiten establecer acuerdos automáticos y transparentes entre productores y consumidores.
  • Contratos de propiedad intelectual: Sirven para proteger los derechos de autor y gestionar licencias digitales de manera automatizada. Permiten un seguimiento claro de los derechos de propiedad intelectual y facilitan el pago de regalías.
  • Contratos de cadena de suministro: Se usan para rastrear y gestionar el flujo de productos a lo largo de una cadena de suministro. Permiten la verificación y validación de cada paso del proceso, lo que aumenta la transparencia y eficiencia.

Casos de uso y Ejemplos

Los smart contracts, o contratos inteligentes, tienen una amplia gama de aplicaciones en diferentes sectores. A continuación se presentan algunos ejemplos destacados de uso de smart contracts:

  • Finanzas descentralizadas (DeFi): Los smart contracts se utilizan en plataformas DeFi para automatizar y facilitar una variedad de servicios financieros, como préstamos, intercambios descentralizados, staking, derivados y más. Estos contratos permiten transacciones directas entre partes sin la necesidad de intermediarios tradicionales, lo que aumenta la eficiencia y reduce los costos.
  • Cadena de suministro: Los smart contracts se utilizan para rastrear y verificar el movimiento de productos en una cadena de suministro. Permiten registrar y auditar cada paso de la cadena, desde la producción hasta la entrega final, asegurando la transparencia y la autenticidad de los productos, y agilizando los procesos de pago y logística.
  • Propiedad intelectual: Los smart contracts pueden utilizarse para gestionar y proteger los derechos de propiedad intelectual, como patentes, derechos de autor y marcas registradas. Estos contratos pueden automatizar el proceso de licencias y regalías, asegurando el cumplimiento y la compensación adecuada a los titulares de los derechos.
  • Votación y gobernanza: Los smart contracts se aplican en sistemas de votación y gobernanza descentralizados. Permiten la creación de sistemas transparentes y seguros para la toma de decisiones comunitarias, donde los participantes pueden emitir y verificar votos de manera confiable, asegurando la integridad y la representación equitativa.
  • Seguros: Los smart contracts se utilizan en el ámbito de los seguros para automatizar la gestión de reclamaciones y pagos. Al establecer condiciones predefinidas y verificar automáticamente los eventos que desencadenan un pago, los smart contracts agilizan y simplifican el proceso de reclamación, reduciendo el riesgo de fraude y errores.
  • Energía renovable: Los smart contracts se utilizan para facilitar el intercambio y la venta de energía renovable de manera descentralizada. Estos contratos permiten a los productores de energía renovable vender directamente su excedente de energía a consumidores interesados, eliminando intermediarios y agilizando los pagos.

 

¿Tienen validez jurídica los Smart Contracts utilizados como contratos?

Habitualmente se da por hecho que los Smart Contracts tienen validez jurídica ya que en derecho contractual existe libertad de forma y, por tanto, un código informático puede ser un contrato siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos en el Código Civil referentes a la existencia de consentimiento válido de las partes, objeto lícito y causa. La cuestión es determinar si los contratos inteligentes cumplen realmente estos tres requisitos.

Respecto al objeto y la causa no hay problema en su cumplimiento, el objeto del contrato debe ser cierto, determinado o determinable, lícito y no debe recaer sobre cosa que se encuentre fuera del comercio. La causa del contrato debe ser existente, lícita y veraz. Por último, en cuanto al consentimiento, dado el carácter automático de los Smart Contracts, éste existirá desde que se manifieste la aceptación. Además, no sólo será necesario consentir en cuanto a la perfección del contrato sino también acerca de la ejecución automática de todas o parte de las prestaciones en las condiciones previamente pactadas.

Al ser los Smart contracts códigos informáticos escritos en lenguaje codificado que no puede ser entendido por la mayoría de los consumidores, y dado que la ley no permite  que las condiciones del contrato se dejen únicamente al arbitrio de una de las partes, la principal cuestión a tener en cuenta será que el contenido del contrato sea inteligible para ambas partes.

¿Qué son los Smart Legal Contracts?

Es aquí donde entra en juego la figura de los llamados Smart legal contracts o contratos legales inteligentes. Los Smart legal contracts son contratos celebrados a través de una web o aplicación accesible para los usuarios, en lenguaje natural, entendible por todo el mundo, existiendo en el back end uno o varios Smart contracts autoejecutables, alojados en la cadena de bloques .

De este modo, los Smart legal contracts incluyen las cláusulas del contrato de modo que puedan ser entendidas y aceptadas por los consumidores  y cumplen por tanto con los requisitos legales para ser considerados como contratos válidos. Estos contratos combinan la automatización y la seguridad de los Smart contracts con la validez jurídica de los contratos tradicionales.

Cuestiones jurídicas a tener en cuenta

A pesar de que los Smart legal contracts tienen muchas ventajas, de la aplicación de esta tecnología a las relaciones contractuales surgen diversos problemas jurídicos que deben ser identificados y solucionados al desarrollarlos para que se adecúen a la legalidad vigente.

En primer lugar, es muy importante tener en cuenta cuál será la ley y la jurisdicción aplicable al Smart contract, tanto en la fase precontractual, al propio contrato, como a cualquier conflicto que pueda surgir. 

Otra cuestión importante es la responsabilidad legal en caso  de errores de programación  o fallos técnicos. Si un Smart contract se ejecuta de manera incorrecta o se produce un error en el código, puede tener graves implicaciones legales. En estos casos, es importante establecer responsabilidades claras y determinar quién es responsable de los errores y los fallos. Sería conveniente también implementar métodos de resolución de conflictos y reclamaciones que se canalicen a través de la propia blockchain.

También es necesario tener en cuenta la posibilidad de ejercitar el derecho de desistimiento que permite que el consumidor pueda dejar sin efecto el contrato en ventas en línea o electrónicas en un plazo máximo de catorce días. Es importante que se establezca un sistema para ejercitar este derecho de desistimiento en los Smart contracts.

Además,  deben tenerse en cuenta todos los aspectos relativos a la privacidad y la protección de datos. Dado que los Smart contracts están basados en blockchain, todas las transacciones y acuerdos quedan registrados permanentemente en la red. Esto significa que es importante garantizar la privacidad y la seguridad de los datos personales y financieros de las partes involucradas.

Algunos aspectos jurídicos a tener en cuenta en las DApps

Por último, no debemos olvidar que junto a las Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAO), las Aplicaciones Descentralizadas (DApps)  son probablemente la forma más común de complejos contratos inteligentes. En estos casos, los Smart contracts que formalizan sus reglas de procedimiento deben también, por supuesto, adecuarse a las normas legales.

Existen distintas cuestiones controvertidas respecto al uso de este tipo de  Smart contracts y el cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos. Sobre todo, deben analizarse los aspectos relativos al ejercicio de los derechos de rectificación y supresión (derecho al olvido), dada la naturaleza inmutable de la tecnología blockchain.

Además, los Smart contracts deben ser configurados de modo que cumplan con la normativa que exige que el interesado debe poder solicitar la intervención humana cuando una decisión automatizada produzca efectos jurídicos para él o le afecte significativamente. En este sentido, es necesario identificar la figura del responsable en la ejecución del Smart contract, obligado a salvaguardar los derechos del interesado.

Conclusión

En resumen, los Smart contracts son una tecnología que puede transformar la forma en que se gestionan acuerdos y transacciones en muchas industrias. Sin embargo, para que los Smart contracts sean eficaces y válidos desde el punto de vista legal, es necesario abordar una serie de cuestiones legales.

Como hemos visto, la solución a la mayor parte de los posibles problemas pasa por la previsibilidad de los mismos y la integración de elementos técnicos que eliminen el riesgo de su generación. Tal y como ocurre con todo tipo de contratos, cuanto más completo sea el Smart contract, menos posibilidades habrán de que surjan problemas en el momento de su ejecución.  

Respecto a las cuestiones relativas a la protección de datos personales, sería conveniente abordarlas y documentarlas con anterioridad al despliegue del Smart contract, realizando una evaluación de impacto y, cuando se considere necesario, una consulta previa a la autoridad de control.

 

Autora: Miriam Tort

Asesora jurídica en tecnología blockchain y activos digitales.

Suscríbase a nuestra Newsletter

BSM GLOBELERS SL, B67370601© 2023 IEBIS Business Techschool